La razón

Una explicación

Yusmany me dejó un comentario en mi blog criticándome porque no lo actualizo desde mayo…y tiene razón, lo primero es ofrecerle disculpas a ella y a todos los que me han visitado y se han encontrado la misma situación, pero tengo una justificación (aunque la palabra no me agrade mucho), la realidad es que desde el 23 de ese mes mi papá ha estado hospitalizado.

Primero fue una operación de la próstata de urgencia de la que salió bien, pero a los tres días de haberle dado el alta hubo que ingresarlo de nuevo debido a un trombolismo en la pierna izquierda, fue un período difícil en el que lo vimos transitar desde la sala de terapia intermedia a la intensiva y viceversa haciendo lo mismo aparentes mejorías que notables gravedades; balón de oxígeno, levín, abordaje…hasta que el 3 de julio último le amputaron la pierna hasta la mitad del muslo…

Ya está de alta, lo llevamos para la casa de mis tías en el reparto Pastorita porque él vive en un cuarto piso y por su estado así como los temblores de tierra que en estos últimos tiempos estamos sintiendo en esta parte de Cuba, pensamos era la solución más viable, de momento.

Soy la mayor de sus hijos, luego viene mi hermana Luisa María que es médico y el más chiquito quien se llama Danilo como mi papá. Los tres hemos estado unidos en el cuidado y la atención del hombre que nos dio la vida, hemos llorado juntos, nos hemos dado ánimo y unidos seguimos ahora luchando contra la secreción cerosa que aún le sale de uno de los puntos del muñón, las temibles escaras y el no menos peligroso factor psicológico. En esta lucha diaria tenemos en Miguel, el primo que vive en el vecino municipio guantanamero de El Salvador, a un puntal el el dinamismo del cuidado de enfermos en ese estado.

Si para nosotros no es fácil, menos lo es para él, pero cuenta con nuestro apoyo y amor, así como el resto de nuestra ya añosa familia y sus amigos. Si algunos de los que me leen han vivido una experiencia similar, saben que no es nada fácil responder preguntas como qué tiene en esa pierna (la misma que lo acompañó durante 73 años), expresar el deseo de irse para su hogar o ver a un hombre que se alzó en las lomas como parte del Ejército Rebelde quedarse ratos callado, ensimismado en sus imaginables pensamientos…

Esa es la razón.

Y aprovecho este ratico en que me senté a escribir para agradecer al personal de enfermería de la sala de terapia intermedia del hospital general docente de Guantánamo Dr Agostinho Neto por su encomiable atención, en su mayoría muchachos y muchachas jóvenes que eligieron bien su profesión. Al doctor Tony el intensivista, todo un ejemplo de dedicación y amor a su trabajo, a su colega William de la intermedia, al doctor Knight el jefe de la sala, a las asistentes, al camillero, a Junior el enfermero bonito que hace esas curas de miedo, a todos los que día a día infunden aliento a los familiares, a muchas otras personas que también tuvieron a sus familiares allí y con los que nació una amistad linda, como en el caso de Laura con su hijo Rodolfito de 20 años quien desde hace dos está ciego, sordo y postrado debido a una extraña enfermedad que le ha provocado tumores múltiples…sobre ellos prometo contarles en otro momento.

Algunos de esos enfermos fallecieron, otros están como mi papá Danilo dando la batalla por la vida, pero a todos ellos donde quiera que estén, a sus seres queridos, a los médicos, enfermeras, a mis compañeros de trabajo, amigos que desde el propio Guantánamo como desde la Habana, Cienfuegos, Palma Soriano, Santa Cruz del Sur; Santiago de Cuba, Dinamarca, Ecuador, Italia, los Estados Unidos se han preocupado por su evolución, a todos les doy las gracias y quiero que sepan que los llevaré por siempre en mi corazón.

7 pensamientos en “La razón

  1. avatarAniel

    Animo amiga y pa´alnte con el viejo ue la vida es bella y continúa, te lo aseguro yo que soy un discapacitado físico-motor.
    Mis más sentidos afectos.

  2. avatarFran Palmer

    Hola Elaine siento lo de tu padre espero que mejore para que todos puedan estar tranquilos un beso desde miami,Fran

  3. avatarYudis Lalicata

    La hermana, aunque ya me escribiste contandome lo sucedido, tu articulo me emociono muchisimo, y a la vez me entristecio, ya que pienso en todas aquellas personas que estamos lejos de nuestros familiares, y que somos realistas que de un momento a otro nos den una mala noticia y no podamos estar cerca de nuestros seres queridos. Tu padre debe de darle gracias Dios todos los dias por contar con sus 3 hijos que estuvieron cerca de el en los momentos criticos, sin dejar de mencionar a familiares, amigos y compañeros.Desde Dinamarca, les mando un afectuoso saludo.

  4. avatarArelis

    Amiga:
    Mi corazón está contigo. Ojalá pueda llegarte su aliento. Y también a tu padre y a tu familia. Si en algo puedo servirte, solo tienes que decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*