20 de Octubre; expresión de rebeldía y cubanía

Himno Nacional de CubaNo por casualidad el 20 de octubre trasciende como el Día de la Cultura cubana, en igual fecha de 1868 es entonado por primera vez en público el himno de Bayamo, que devendría Himno Nacional. Luego de la toma de esa ciudad y a lomo de caballo, Perucho Figueredo escribió los versos del canto patriótico que fueron circulando entre una multitud enardecida que no cesaba de tararear la meodía, máxima expresión del carácter rebelde y patriótico de los cubanos.

En reunión del Comité Revolucionario de Bayamo, celebrada el 13 de agosto de 1867, en la casa del abogado Pedro (Perucho) Figueredo, con el objetivo de elaborar los planes y estrategia que debían desencadenar el movimiento independentista cubano, se le sugirió al propio Figueredo que compusiese “nuestra Marsellesa”.

En esa propia madrugada del 14 de agosto, con el talento que le era característico, plasmaba el destacado patriota bayamés la melodía del que posteriormente llegaría a ser el Himno Nacional de Cuba, y le llamó La Bayamesa como expresión de su carácter revolucionario y del lugar donde nacía la rebeldía nacional.

El 8 de mayo de 1868 Figueredo le solicita al músico Manuel Muñoz Cedeño que orquestase aquella marcha que, como La Marsellesa, era un canto épico que se distanciaba de los himnos tradicionales con perfiles sacros; aquella composición era un himno de guerra y de victoria que debía llamar al combate y exaltar el sentimiento patriótico.

Figueredo logró el 11 de junio de ese propio año que tocaran La Bayamesa en la iglesia mayor de Bayamo. En aquellos momentos las contradicciones entre Cuba y España se hacían cada vez más agudas, pues el sistema colonial se había convertido en una insalvable traba para el desarrollo de la Isla.

Iniciada la revolución independentista encabezada por Carlos Manuel de Céspedes, el l0 de octubre de l868, en La Demajagua, y tomada la ciudad de Bayamo por las tropas del naciente Ejército Mambí, en medio del bullicio y la alegría por el encuentro del pueblo con los combatientes, Figueredo cruzó una pierna sobre la montura de su caballo y se dedicó a escribir la letra de aquella épica melodía.

Allí de inmediato copiaron las letras y, a coro con la música, se cantó por primera vez el Himno Nacional de Cuba, que a partir de entonces sus notas presidieron todos los actos del movimiento independentista a lo largo de más de 100 años, y ha llegado hasta nuestros días como la máxima expresión del carácter rebelde y patriótico de los cubanos.

En 1980, la Revolución instituye la fecha como Día de la Cultura Cubana, mediante un decreto que proclama en uno de sus Por Cuantos:

“Reconocemos en el Himno Nacional de Cuba, nuestra Bayamesa, el símbolo en que se entrecruzan el sentimiento de amor a la patria y la decisión de combate, la expresión artística de ese acto cultural por excelencia en que el pueblo afirma y conquista su identidad plena, la guerra libertadora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*