Una obra de infinito amor

Educación Especial; prioridad en Cuba
Conozco a Brenda desde que nació, rubia, hermosa y síndrome de down…Recuerdo que hace varios años fui a hacer un reportaje en la escuela Desembarco del Granma y aún me emociono al recordar las habilidades mostradas por aquellos niños, Brenda entre ellos, y todo el amor de los maestros.

La educación ha estado entre las prioridades de la Revolución desde el inicio y dentro del sector, la enseñanza de los niños con necesidades educativas especiales ha ocupado siempre un lugar esencial.

A 49 años de su surgimiento en Cuba, más de 40 mil 100 alumnos están matriculados en diferentes tipos de centros de ese nivel de instrucción diseminados por todo el país, la cifra incluye a los pequeños que permanecen hospitalizados durante largas temporadas, allí también llegan los maestros como a los hogares de otros que por determinadas patologías están obligados a permanecer en casa.

El propósito es el de contribuir a la formación integral de esos infantes; en los casos de los alumnos que terminan el noveno grado con menos de 18 años, continuarán en la escuela en el ciclo complementario.

Es un logro, una realidad que el gobierno cubano no escatima esfuerzos a pesar del criminal bloqueo de los Estados Unidos que limita, por ejemplo, la adquisición de materiales y medicamentos, la misma política hostil que no ha permitido que Cuba adquiera el equipamiento de 60 aulas terapéuticas para el diagnóstico de niños con necesidades educativas especiales.

En Guantánamo, por ejemplo cerca de dos mil 900 infantes asisten a 23 escuelas especiales que incluyen las más intrincadas regiones de la geografía guantanamera y donde equipos multidisciplinarios conformados por un centenar de especialistas y pedagogos los preparan con el esmerado cuidado que demandan sus complejos estados.

En la más oriental de las provincias de Cuba, cerca de 120 niños están afectados por Síndrome de Down, parálisis cerebral, discapacidad múltiple, autismo, Síndrome de Cri du Chat u otras anomalías y dentro de las acciones básicas en el tratamiento de estos alumnos figuran los ejercicios de desarrollo de habilidades motrices y del lenguaje, para propiciar que se valgan por sí mismos y se relacionen con sus coetáneos.

Las transformaciones de la Enseñanza General en los últimos años se extendieron a la Educación Especial, en la que los medios audiovisuales enriquecen el proceso de aprendizaje.

De acuerdo con datos oficiales, previo al triunfo de la Revolución, el 1 de enero de 1959, en Cuba sólo existían ocho escuelas para la Educación Especial con una matrícula de 134 menores y 20 docentes; la diferencia y el contraste hoy es abismal y a pesar del bloqueo, el país no ceja en su empeño por continuar perfeccionando este tipo de instrucción y para que niños como Brenda, ya con 19 años, no se sientan excluidos en una sociedad que cambió su rumbo definitivamente hacia la igualdad hace 52 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*