Cuba llora a Sara González

Cuba llora a Sara González
Medios de prensa cubanos dedican hoy amplio espacio a la trayectoria de la recien fallecida cantautora Sara González, una de las voces más representativas de la nueva trova cubana, fallecida a los 60 años, víctima del cáncer.

La noticia de su deceso la víspera desató una ola de pesar en los medios culturales y en la población, que siguió paso a paso su carrera e hizo suyas sus canciones.

Bajo el título de Sara siempre será la voz de la victoria, el diario Granma la catalogó como una de las voces paradigmáticas de la trova cubana en el último medio siglo.

“Trovadora de pura cepa, cantó al amor, la amistad, la esperanza, la solidaridad y los más íntimos sentimientos humanos”, añade.

El diario Juventud Rebelde destacó su entereza: “Como a los héroes a quienes cantaba, habrá que recordarla sin llanto, en los brazos, en la tierra, porque su pueblo no permitirá que muera al final, cuando dio tanta voz, tanta pasión, tanta canción”, afirma.

Diversos medios digitales también se hicieron eco de la noticia y los principales espacios televisivos y radiales honran su vida y su legado.

Intervenida quirúgicamente de una compleja operación de colon a fines del año pasado, se había recuperado en los últimos meses. En diciembre último se le vio, rodeada de amigos, en su tradicional peña El jardín de la gorda.

Fundadora del movimiento que unió a figuras como Silvio Rodríguez, Noel Nicola y Pablo Milánes, entre otros, formó parte del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, dirigido por Leo Brouwer.

Su trayectoria estuvo marcada por su profundo sentido de cubanía y adhesión a la Revolución triunfante en 1959. “Esta es mi Patria, donde vivo, donde me he formado, me he hecho un ser humano y he obtenido un privilegio gracias a la Revolución”, afirmaba.

Creo que es una responsabilidad fortísima eso de que te identifiquen con la Patria, pero si me tocó ese honor, lo voy a asumir, con todo y por todos, subrayó en una de sus últimas entrevistas en el programa Con dos que se quieran, conducido por su colega Amaury Pérez.

Además de musicalizar los versos sencillos de Jose Martí dejó para siempre su huella en canciones como Andes lo que andes, Un hombre se levanta y Amor de millones y Girón, la victoria.

Al morir daba los toques finales a su próximo disco, la tercera edición de Cantos de mujer, en el que colaboraron varias generaciones de cantantes de la isla como Olga Navarro, Mercedes Pedroso, Tanmy López y Yaíma Orozco.

Desde horas tempranas sus cenizas son expuestas en el Instituto Cubano de la Música, donde familiares y amigos podrán rendirle tributo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*