Emergen las doctrinas del Maestro

Finca La Confianza en Guantánamo, el homenaje perenne al alzamiento del 24 de febrero de 1895
Aún llevo fuertemente arraigada en mi memoria la vigilia que, esperando el 28 de enero, aniversario 159 del natalicio del Apóstol de la independencia de Cuba, protagonizaron miembros de la Sociedad Cultural José Martí junto a organizaciones fraternales, jóvenes y parte del pueblo en general, en el mismo corazón de la ciudad de Guantánamo.

Me impresionó escuchar, en el parque que lleva el nombre del Héroe Nacional, la unidad que cada orador transmitió. En cada palabra el llamado a unidad, amor y fraternidad.

Quienes intervinieron no solo eran promotores o estudiosos de la vida y obra del más universal de los cubanos, sino interesados en preservar las conquistas que hoy disfrutamos, desde sus respectivas posiciones.

La evocación al hombre de la “Edad de Oro” esta acompañada cada vez de profundos análisis sobre la situación de crisis universal que afecta la vida en el planeta, el cambio climático, ahora también por que se haga justicia con Los Cinco cubanos presos en cárceles del imperio por luchar contra el terrorismo, desde hace 13 años, en momentos en que cobra más vigencia la frase “Patria es humanidad”.

Los guantanameros se honran pues por costas de este territorio más oriental del país, desembarcó Martí, junto a Máximo Gómez y otros patriotas, por Playita de Cajobabo, el 11 de abril de 1895, para iniciar la guerra necesaria de la cual fuera su principal ideólogo y precursor.

Ya el 24 de febrero de ese año, las fuerzas revolucionarias guantananeras con Pedro Agustín Pérez al frente, acataban sus órdenes y se alzaban en la Confianza y otros sitios, ante el llamado a descolonizar a su Patria.

El recuerdo del héroe como persona sensible, cabal, inclaudicable, amoroso y tenaz, se convierte en acción permanente de cada guantanamero, orgulloso por haber contado con una personalidad de tanta significación como lo es José Martí, quien a su decir tenía dos Patrias: “Cuba y la noche” y que “…de América soy hijo y a ella me debo”.

Durante todo 2012 el Apóstol estará más presente entre los guantanameros en espera del Aniversario 160 de su Natalicio, y justo cuando conmemoren el 117 del Alzamiento de La Confianza, en el sitio donde se alzó el decoro y bajo sus frondosa vegetación, emergerán nuevamente las doctrinas del Maestro como puntas de lanza para preservar a Cuba Libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*