La magia del ferrocarril en las manos de Noel Antonio

El guantanamero Noel Antonio muestra sus maquetas del ferrocarril en Guantánamo
A Noel Antonio Guilarte García el tren se le metió en el alma en el mismo trayecto por donde inicio hace 154 años la existencia de ese imprescindible medio de transporte en la provincia más oriental de Cuba: la vía Guantánamo-Caimanera.

Cuenta que de niño eran recurrentes sus visitas al marino poblado como acompañante de su abuela y siempre fue motivo de entusiasmo la perspectiva de disfrutar del acompasado “pu pu-chan chan” sobre los rieles: “yo miraba las ruedas, la corneta, el número, los colores…”, evoca.

A tal extremo se identificaba con el ferrocarril que comenzó a dibujar trenes, carros, paraderos, (primero) y luego a construirse de cartón sus propios juguetes, siempre vinculados a las líneas paralelas.

“Hay que querer a esos hombres por su vieja historia de lucha en pos de reivindicaciones sociales antes del triunfo de la Revolución, y por su presencia hoy en la batalla económica como parte del pueblo, al lado del Partido (Comunista), Fidel y Raúl (Castro)”, dice y anuncia con orgullo: ya soy auxiliar de maquinista de los ferrocarriles en Guantánamo.


Dionisio Villafañez García, su tutor laboral y maquinista con 32 años de experiencia, se suma a la conversación, incapaz de esconder el placer que le provoca la devoción ferrocarrilera del joven, “excelente auxiliar, con quien comparto las jornadas del tren-patio-camino en el traslado de la producción salinera de Caimanera, hasta la ciudad del Guaso.

“Ese muchacho es tan devoto de los ferrocarriles que dedica el tiempo libre a reproducir a pequeña escala esos medios”, comenta Villafañez mientras muestra como propia la maqueta de Noel Antonio.

Son 16 piezas que incluyen modelos de las primeras locomotoras de vapor, las americanas, las rusas y las chinas; coches motores, vías férreas, terminal de ferrocarril, semáforos, antenas… todas ellas con materiales de desechos: rollitos esparadrapo para las rueditas, cartón o cartulina, alambritos, pintura, acetato…

Las reproducciones las logra con tal precisión y maestría del detalle que incluyen el acto de enero de 2006, cuando el Comandante en jefe Fidel Castro entregó oficialmente las 12 máquinas adquiridas en el Gigante Asiático.


“Mire aquello –interviene el empírico artista como movido por un resorte y señala hacia su obra:

“Fidel en el podio, el público, las banderas de los dos países, la locomotora china y hasta el camarógrafo de la televisión cubana… esa colección completa la presenté en el Encuentro de Maquetistas de Cuba, celebrado en el 2008 en la Fortaleza Morro Cabaña, en La Habana, y obtuve el segundo lugar.

“Yo tengo pasión por los ferrocarriles desde los viajes a Caimanera con mi abuela. Cumplo mis primeros dos años de trabajo, en esta unidad de Guantánamo, y espero convertir en realidad mis sueños de maquinista, de pilotar el tren holguinero y habanero, y hasta un día –por qué no- conducir el “tren bala”, de alta velocidad, el cual alguna vez Cuba tendrá”.

Por: Ariel Soler Costafreda

2 pensamientos en “La magia del ferrocarril en las manos de Noel Antonio

  1. avatarLizet

    Soy la madre de Noel Antonio y sinceramente no tengo palabras para agradecer lo que Ud. ha hecho con respecto a este escrito sobre el trabajo que hizo mi hijo.

  2. avatarElayne Autor

    Gracias!, pero tengo que aclararle que el trabajo relamente lo hizo el colega Ariel Soler, perodista de la Agencia de Información Nacional en Guantánamo; y por lo hermoso y humano de la labor de su hijo, me permití reproducirlo en mi página personal. Le deseo muchos éxitos y qye siga cultivando su talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*