Dayron Robles, duele por todos lados…


Guantánamo se paralizó por unos minutos este miércoles; imagino que otros lugares de la Isla también. La competencia era dura en más de un hogar; por un lado la telenovela colombiana Secretos de familia (con miles de seguidores) que sale al aire a las 4 de la tarde, y por el otro, el canal olímpico con la final de los 110 metros con vallas.

Un coterráneo, Dayron Robles, y otro cubano, el joven Orlando Ortega, iban con todo y nosotros desde acá, también. Más el momento no pudo ser más amargo cuando vimos que en medio de la carrera, Dayron se detuvo con muestras de dolor en su muslo derecho…


Expresiones de decepción como “lo sabía”, “eso es un teatro porque vio que los americanos lo estaban pasando”…entre otras, se escucharon en más de una casa, un centro de trabajo.

A mi me también sorprendió y me lastimó, porque aún ahora me pongo en el lugar de ese atleta que tantas glorias le dio a Cuba, y eso dónde queda?

Robles confesó minutos después estar adolorido doblemente, debido al tirón sufrido en el bíceps femoral del muslo derecho y por la vergüenza de despedirse sin medallas en los Juegos Olímpicos…alguien puede dudarlo?


He leído comentarios de todo tipo: hirientes, bochornosos, despectivos…será que ninguna de esas personas se ha puesto a pensar en la tristeza de ese muchacho, en su vergüenza?

Para mi, todavía queda mucho Dayron Robles todavía, juventud, arrojo y dignidad tiene de sobra, como tiene también todo un pueblo que lo admira, a pesar de los detractores, y confía en su resurgir.

¡Arriba Dayron!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*