Un canto de amor y solidaridad por Tony

Antonio Guerrero con sus hijos Gabriel y Tony; 16 de octubre de 2011. FCI Florence.


“…Permítame reiterar que nunca he hecho daño personal a nadie ni causado daño material alguno. Nunca he intentado realizar acción que pusiera en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos……Si se me pidiera una cooperación similar, volvería a hacerlo con honor…” (Fragmentos del Alegato de Antonio Guerrero Rodríguez presentado en la vista de sentencia celebrada el jueves 27 de diciembre de 2001)

Antonio Guerrero cumple 51 años; no los celebrará en una fiesta con sus familiares ni amigos, sino en la frialdad de la celda en Florence, Colorado donde el gobierno de los Estados Unidos lo tiene confinado desde hace once años. ¿Su delito?: prevenir a Cuba, su tierra, a su pueblo, contra las acciones terroristas que desde el propio país norteño organizan grupos anticubanos.

Esa, por más absurda que parezca, es la razón por la que Tony junto a otros cuatro cubanos conocidos en el mundo como Los Cinco, fueron sentenciados, esa es la causa por la cual el pasado 13 de octubre la Corte del Distrito Sur de la Florida le impuso una nueva sentencia: 21 años y 10 meses, en sustitución de una cadena perpetua y 15 años a los que fue condenado en el amañado juicio de Miami.

Esa es la burda manifestación “la justicia” norteamericana, ese es el ejemplo que da al mundo la más poderosa s de las naciones que mantiene contra la pequeña Cuba un férreo bloqueo económico y comercial por casi 50 años y que alberga a terroristas de la talla de Luís Posada Carriles, el autor confeso del atroz sabotaje a un avión cubano en las costas de Barbados en 1976 que costó al vida a 73 inocentes.

Pero ni el ensañamiento de una política de doble rasero que condenó a cinco antiterroristas cubanos, ni las artimañas de un sistema judicial retorcido, podrá impedir que en este 16 de octubre el abrazo de sus once millones de hermanos y el saludo de miles de personas en todo el mundo, traspase la frialdad de las paredes de la llamada “Alcatraz de las Rocosas”, en un canto gigante de amor y solidaridad.

¡ Felicidades Tony!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*