Sandy en Guantánamo: volver sonreír (Fotos)

Sandy afecta Guantánamo (fotos cortesía de Leonel escalona)

Sandy afecta Guantánamo (fotos cortesía de Leonel escalona)


No sé ni por dónde empezar…Lo vivido por los guantanameros en la madrugada del 25 de octubre fue como salido de una escena de una película de terror. Ninguno de mis vecinos de mayor edad reconocen haber sentido jamás semejante furia de un viento que derribó árboles, casas, techos y que cobró vidas humanas.

Siempre estuvimos informados de que Sandy podría afectarnos, pero jamás imaginamos que fuera en ese grado! Al filo de la 1 de la madrugada comenzó, yo, al igual que miles de mis coterráneos no pudimos dormir y cuando las rachas de viento comenzaron a ensañarse sobre nuestra ciudad con ese silbido horripilante le comenté a mi hijo: “Si aquí se supone que nos afecten vientos de tormenta tropical, cómo será en Santiago que por ahí está entrando este demonio?” Mi familia vive allí…fue desesperante, toda la madrugada llamándolos!.

Luego, el amanecer, triste, traumático…jamás los guantanameros habíamos experimentado algo así!, y al mismo tiempo el ir y venir a la casa de los vecinos para saber si habían sufrido algún daño, la ayuda inmediata, las palabras de consuelo, la llamada a los amigos, a los compañeros de trabajo…

Arboles arrancados de raíz (foto cortesía de Leonel Escalona)

Arboles arrancados de raíz (foto cortesía de Leonel Escalona)

Cuando pude ver las imágenes de Santiago de Cuba en el noticiero resumen de la TV cubana, me sobrecogí y al escuchar la lista de fallecidos, entre ellos un bebé de 4 meses…me desmoroné; así amanecí hoy, un día después.

Estragos de Sandy en Guantánamo (foto cortesía de Leonel Escalona)

Estragos de Sandy en Guantánamo (foto cortesía de Leonel Escalona)

Hemingway dijo que la muerte de cada hombre lo disminuía y luego de Sandy, yo me siento como una hormiga, pero salió el sol y seguiremos adelante con mucho amor, fe, solidaridad y la certeza de que nadie quedará desamparado. La vida no se detiene, volveremos a sonreír!

Después de la tormenta...

Después de la tormenta...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*