La historia reafirma la razón

La historia reafirma la razón
Guantánamo registró 18 mil 314 viviendas afectadas tras el paso de Sandy y hoy todos los damnificados son objeto de algunas de las variantes prevista en la Decisión del Gobierno revolucionario cubano y de la Resolución No. 171/2011 del Ministerio de Finanzas y Precios.

Desde que se conformaron las Comisiones a nivel de Consejos Populares e iniciado el proceso de recuperación, hasta el cierre de diciembre, se ha definido la forma de pago de los materiales de la construcción con el ciento por ciento de los afectados.

Unos 616 de ellos han sido bonificados de acuerdo a lo estipulado en la Resolución, lo que representa el 3 por ciento de los casos y se aprobaron 992 subsidios, el 5,4 por ciento del total con un promedio de 7 mil 985,7 pesos por beneficiado.

Los Bancos guantanameros han concedido 9 mil 513 créditos bancarios y se definió que 7 mil 468 damnificados pagarán los materiales en efectivo, cifra que representa el 40,2 % del total.

Ya han adquirido materiales para la restauración de sus casas 6 mil 778 representantes de familias y se han recuperado 2 mil 481 viviendas, o sea, el 13,3 por ciento de las afectadas.

Detrás de cada una de estas cifras está la voluntad del estado, encargado aún de subvencionar otras necesidades vitales de la población, como son la educación, la salud y alimentos de la canasta básica, entre otras.

Sin embargo, desde el primer momento que el fenómeno meteorológico azotó al territorio oriental, el apotegma fue que nadie quedara desamparado, y así se ha cumplido.

Si Cuba no estuviera bajo el estigma del bloqueo imperial, los resultados en esta importante obra humanitaria hubieran sido superiores.

No obstante lo logrado aquí dice mucho de lo que ha sucedido en otros países del mundo donde ocurren fenómenos similares, incluyendo los propios Estados Unidos, con suficientes recursos para asistir a quienes se damnifican, y sin embargo, en muchos casos, pasa el tiempo y para ellos la respuesta estatal es nula.

Sandy pasa a la historia de los cubanos, de los holguineros, santiagueros y en particular de los guantanameros, territorios más afectados por el paso del evento meteorológico, como una advertencia de la fuerza de naturaleza.

Igualmente se incluirá en sus páginas como símbolo de resistencia de todo un pueblo y de la bondad de una sociedad con razones sobradas para seguir defendiéndola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*