A la memoria de un amigo


La partida de un amigo siempre nos ocasiona un dolor infinito, hoy cumpliría 59 años uno, y no uno común sino de los grandes y lo imagino celebrándolos rodeado de su familia y amigos, o tal vez imbuido en una de las tantas tareas y misiones que impulsó en su país para darles a los venezolanos lo que tienen hoy: Patria.

Es Hugo Chávez un hombre de todos, no le pertenece solo a su país, sino a toda Latinoamérica, él es una de esas personas que nacieron para continuar germinando, aún después de la muerte.

Lo recuerdo con su sonrisa campechana, con sus frases elocuentes que en más de una ocasión nos hicieron sonreír, cantando un joropo, una ranchera; lo recuerdo siempre inmerso en sus obligaciones de Comandante Presidente, rodeado de la gente común, de su pueblo, arrastrando multitudes a su paso también aquí en Cuba, su otra Patria.

Fue el mejor y más grande de nuestros amigos, su muerte nos dejó arrancó lágrimas y esa pena que nace en lo más profundo del pecho, sin embargo, hoy no lo pienso con tristeza porque en realidad no se ha ido, él vino para permanecer por siempre en los corazones de la gente que lo admira y lo quiere, incluso en la memoria de sus detractores.

Entonces hoy y siempre, donde quiera que estés,¡hasta la victoria siempre, Chávez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*