2013: Un año de esperanzas

2013: Un año de esperanzasComparto con uds esta reflexión:

El año 2013 llega a su fin en medio de las serias contradicciones entre aquellos que en el planeta intentan mantener los rigores de viejas estructuras políticas, económicas y sociales, y los que aspiran a un cambio radical que abra nuevas rutas para la humanidad.

Y si bien las fuerzas retrógradas hacen uso de la violencia y el chantaje, insisten en posiciones inmovilistas, acallan los criterios opuestos e incómodos, y persisten en hacer un mundo únicamente a la medida de sus intereses y visiones, lo cierto es que esas tendencias siguen en retroceso más allá de alguna que otra escaramuza favorable.

Por su parte, gana renovados espacios la gente opuesta a las imposiciones, a las mordazas y los caprichos de un segmento privilegiado, y a servir de comodín eterno de los que se estiman por encima de los demás.

Una realidad en cambio

De manera que si en los doce meses que concluyen han persistido en el planeta la desigualdad, la guerra, la destrucción medioambiental y las ideas de hegemonismo, de la otra parte han ganado importantes espacios las fuerzas proclives a la autodeterminación y el progreso.

Estructuras como el llamado Grupo BRICS, que agrupa a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, y regionales como la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), o la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, (ALBA), estas dos últimas en nuestro hemisferio, han sumado y suman espacios frente a un capitalismo en franca crisis.

Al mismo tiempo, las pretendidas soluciones militares imperiales, como en Siria, encuentran niveles de resistencia que las frenan con un elevado tono de eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*