No convencional, pero es guerra…

zunzuneo04014¿Qué desde cuándo son las aspiraciones de los sucesivos gobiernos norteamericanos de someter a Cuba? Léase “La gran estrategia: Estados Unidos contra América Latina”, de Abel Enrique González Santamaría, y tendrá un referente incontrastable del asunto.

Lo cierto es que desde George Washigton hasta Barack Obama, 44 administraciones de la nación norteña, demócratas o republicanas, han puesto su granito de arena en ese empeño, pero al parecer la del abogado “afrodescendiente” es la que más ha jugado a hacerlo, aunque sin tirar un tiro.

No hace falta, pues la no convencionalidad de las guerras actuales apuesta a desestabilizar procesos tal como lo previó el Héroe Nacional cubano José Martí hace dos siglos: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace…”

Así no escatiman esfuerzos, muchos de ellos ya no tan sutiles ni solapados como antes, incluso grandes recursos financieros, en una avalancha de perspicacias que se hace llamar subversión ideológica contra el pueblo cubano.

No por ser “no convencional” el juego es menos peligroso. Los hechos en Ucrania son el ejemplo más cercano en el tiempo, sin obviar la actual coyuntura que vive la hermana República Bolivariana de Venezuela, donde la guerra mediática desempeña un rol de peso dando a los “guarimberos” la fuerza que para nada tienen en la aplastante realidad de un pueblo mayoritariamente a favor de los cambios sociales de su Revolución.

El caso Cuba ha sido, es y será sin precedentes para el acostumbrado a ganar Imperio del Norte. Desde el mismo triunfo de las masas en enero de 1959 se les cerró el camino, por todas las vías, para socavar el proceso que emprendió este pueblo, libre y soberanamente.

Por eso no le perdonan la afrenta al poderoso EEUU, incluyendo la gran derrota militar en abril de 1961, por eso lo someten al más largo y recio bloqueo económico, financiero y comercial que haya vivido nación alguna e insisten en desmoronar a la Revolución cubana, cuéstele lo que les cueste.

Ahora aparecen “Zunzuneo”, “Piramideo” y otras clases de engendros para atentar contra la ideología de este pueblo, fogueado desde su formación como tal en los avatares de hacer propia una cultura, una instrucción, una educación política, como la de pocos en el mundo.

El atentado hoy es contra la privacidad de los usuarios de los servicios de infocomunicaciones en la Isla y una demostración más de lo que es capaz de hacer el imperio en materia de espionaje y uso de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones para sus lucrativos fines.

Los líderes históricos del proceso cubano, encabezados por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, muchas veces han reiterado el afán yanqui de acabar con las conquistas alcanzadas, proponiendo fórmulas ya probadas en otras partes del mundo con más o menos resultados.

Lo cierto es que le llaman no convencional a esta, porque es una guerra sin tanques, ni drones, ni otro armamento sofisticado… es una guerra dirigida a desarmar la ideología, las convicciones, los principios de un pueblo que bien conoce que como “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace…” debe ganarla a pensamiento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*