Agua nuestra que estás….

Sólo el 3 % del agua que está presente en nuestro planeta es dulce o fresca

Sólo el 3 % del agua que está presente en nuestro planeta es dulce o fresca

En este octubre de lluvias que ya termina, se dedicó toda una jornada a un tema que merece se le consagre todo el año, el agua. Fue en 1993 cuando por vez primera se celebró el Día Interamericano del Agua, iniciativa surgida en el seno del XXIII Congreso Interamericano de Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria (AIDIS), realizado en La Habana.

La mayor parte de las actividades humanas demandan el uso de este recurso, sin embargo tan sólo el 3 % del agua que está presente en nuestro planeta es dulce o fresca, de los cuales el 70% se encuentra en los casquetes polares, el 29% en acuíferos subterráneos, algunos inaccesibles para su extracción y en la humedad del suelo, y el 1% del agua dulce restante, en fuentes superficiales como ríos, lagos, lagunas y arroyos.
De ahí que se dediquen incontables esfuerzos para sensibilizar a la población en la importancia de su ahorro, con la finalidad de lograr un uso sustentable y racional en todas nuestras actividades cotidianas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indicó que se requieren 1.500 litros de agua para generar un kilo de granos y 15.000 litros para producir un kilo de carne, lo que significa que para satisfacer las necesidades nutricionales diarias de una persona se necesitan unos 3.000 litros de agua.

La falta de agua, por ende, trae consigo la carencia de los alimentos y la mala nutrición de las personas, por lo que ahorrarla se convierte en una tarea de primer orden para todos los que habitamos el globo terráqueo.

Una persona puede sobrevivir sin agua aproximadamente una semana. Sin embargo, hay que tener en cuenta para hacer este cálculo las condiciones climáticas, la cantidad de grasa corporal y el estado de salud en general. En pocas palabras: el calor, el sobrepeso y una enfermedad pueden matarte más rápido si no hay agua cerca.

Los seres humanos no pueden almacenar el agua, de forma que debemos reponer el agua que se pierde diariamente. Este líquido es vital para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo –excreción de residuos, evaporación de los pulmones y la piel.
Si pasamos mucho tiempo sin beberla, lo primero que sufriremos es una deshidratación leve: menor cantidad de saliva y de orina…La deshidratación moderada acarreará otros síntomas como la boca y los ojos secos y un mayor ritmo cardíaco. Por último, una deshidratación severa nos llevará a no orinar, tener vómitos y diarrea, letargo y una piel de color azul grisáceo y fría al tacto…a la muerte.

Pero además en todo el mundo se celebra el Día Mundial del Agua, establecido en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río de Janeiro, en 1992, al que también se suma Cuba.

Si bien en nuestra isla están previstas las condiciones para que el agua no falte en temporadas de sequía, en otros países la realidad es bien distinta y lamentablemente debemos tenerla en cuenta: cerca de 1 600 millones de personas viven en países o regiones con una absoluta escasez de agua, y para 2025 dos tercios de la población del planeta podrían vivir bajo condiciones de estrés hídrico.

Solo con actitudes inteligentes y responsables ante el uso de un recurso que es sinónimo de vida, podremos evitar que nuestra pequeña isla entre a formar parte de ese triste panorama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*