La felicidad de una celebración

El pequeño Yordanis

El pequeño Yordanis

Un bullicio diferente anima la Casa de Niños sin amparo Filial ubicada en el Reparto Caribe de la ciudad de Guantánamo. El motivo no podría estar mejor justificado, Yordanis Michel Ley está cumpliendo un año de vida.

La alegría se multiplica en cada uno de los ocho infantes que comparten sus vidas en esa institución, extendiéndose hacia el resto de los muchachos de la comunidad, familias sustitutas y representantes de organizaciones como los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), Federación de Mujeres Cubanas, (FMC), la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), entre otros que apoyan el trabajo diario como el turismo y las Cooperativas No agropecuarias.

Yordanis llegó con apenas 3 meses. Allí aprendió a gatear, a dar sus incipientes pasos, a balbucear las primeras palabras… Allí encontró además el amor y el cuidado de la familia grande que componen sus 17 trabajadores, para quienes este lugar, es como la extensión de sus propios hogares.

Celebrando el primer año de Yordanis en la Casa de Niños sin Amparo Filial del Reparto Caribe, en Guantánamo

Celebrando el primer año de Yordanis en la Casa de Niños sin Amparo Filial del Reparto Caribe, en Guantánamo

Si mucha dedicación y ternura requiere la maternidad, más aún exige la crianza de los pequeños en estos hogares. Ahí está Nordis Rodríguez, quien dirige el centro desde hace 27 años con la misma devoción y cariño para esos pequeños que, por diferentes circunstancias de la vida, tuvieron que ser acogidos allí.

O también Rosa Emilia Días, la auxiliar pedagógica que luego de 14 años cambió de trabajo para dedicarle más tiempo a sus propios hijos, pero la añoranza y todo ese amor inmenso que aún le queda para darle a esos niños que tanto lo necesitan, la hicieron regresar.

Y segura de que tanto Yordanis como el resto de los niños, serán reinsertados en sus núcleos familiares más temprano que tarde, los miro emocionada y me viene a la mente la frase del Héroe Nacional Cubano, José Martí: Sin los niños no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz…”
Facebook Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*