Cuando se cumplen cien años

El guantanamero Luis Enrique Pérez Suárez celebrando su siglo

El guantanamero Luis Enrique Pérez Suárez celebrando su siglo de vida

Longevidad y sabiduría andan de la mano, una mágica combinación que adquiere admirables matices cuando se llega a un siglo de vida.

Luis Enrique Pérez Suárez, un guantanamero de cien años es una de esas personas que más allá de su propia satisfacción, es motivo de orgullo para familiares, amigos, vecinos e incluso para quienes por vez primera conversan con este guantanamero.

Estibador, bodeguero, panadero… figuran en la lista de los oficios que desempeñó a lo largo de su vida que también estuvo marcada por una pasión: el beisbol.

En su mente revive las emociones de aquel campeonato efectuado en 1935 cuando lo mismo jugaba de siol que en el centerfield o aquellas largas caminatas por las calles de su Guantánamo natal para luego realizar una hora de ejercicios.
Lleno de anécdotas y memorias, Luis sigue siendo ejemplo y consejero por excelencia en la vida de sus dos hijos, cinco nietos, cuatro biznietos y sobrinos quienes cuentan con orgullo el momento, varios años atrás, en que decidió dejar a un lado la bebida alcohólica y el cigarro y admiran su capacidad para aún levantarse a las 5 de la mañana y hacer unos minutos de calentamiento para mantenerse en forma.

La remembranza y la ausencia de seres queridos también marcan, ineludiblemente, la jornada por su cumpleaños. No obstante, Luis Enrique Pérez Suárez, amante del ñame con bacalao y de la pelota, se apega a la máxima de “100 y más pa’ lante”, mientras sueña conque su equipo, el de Guantánamo, gane alguna vez la serie nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*