Una reflexión antes de hacerlo…

A propósito del amor...

A propósito del amor…

Lo describen disfrazado en cientos de formas, de él se ha hecho referencia hasta en los misteriosos caminos del “más allá”, es alabado y hasta maldecido, pero lo cierto es que sobre el amor, no se ha dicho aún la última palabra.

Por ese sentimiento sobre el que tantos han escrito y en cuyo nombre se ha sufrido, vivido y hasta muerto, se han blandido miles de frases, se han dedicado incontables adagios que a través de los tiempos, se van renovando con aires que marcan la deferencia de los nuevos momentos.

Si bien no puede evitarse, logra perfectamente cultivarse de los más disímiles modos que van más allá de allá de la manera física de “hacerlo”.

¡Oh, qué tremendo e increíble secreto envuelve ese algo, sublime sin dudas, que como mismo te duele y lacera, igualmente te reconforta, te renueva, te cura y te inspira! Es que el amor no necesita ser entendido, solo ser verdadero.

No hay fórmulas, solo principios inviolables para mantener su pureza, para no corromperlo: honestidad, respeto, entrega, apoyo e incondicionalidad… y como el más evasivo y refinado de los espías que traspasa y desconoce sexos, edades, razas, clases sociales, fronteras…es por sobre todo, universal.

Al amor hay que verlo desde diferentes ángulos y ópticas, el lente se amplía en una gama que supera la relación de pareja y abarca familiares, amigos… e incluso, y por qué no, llega hasta la virtualidad de estos tiempos donde una frase, en apariencia insignificante, hace brotar la hermosa semilla.

Lo cierto es que aún en tiempos de cólera, VIH-SIDA, ébola, guerras y otros males, el amor se impone para invadirte el cuerpo y el alma, se las ingenia como nada o nadie en este mundo, para gobernar, incluso sin darte cuenta, tus días, tus noches, tus sueños, tu vida.

Un pensamiento en “Una reflexión antes de hacerlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*