“Con la frente en alto, regreso a la tierra que me vio nacer” (+ Fotos y Storify)

El doctor guantanamero Yhonder Lebrún Acosta, colaborador cubano en Brasil

El doctor guantanamero Yhonder Lebrún Acosta, colaborador cubano en Brasil

El joven doctor Yhonder Lebrún Acosta, regresa a Guantánamo y deja un ahijado en Brasil, Arthur Miguel. Su madre tuvo un embarazo difícil y un parto complicado, que él llevó a feliz término hace seis meses.

El agradecimiento eterno queda explícito en el mensaje que la muchacha, trabajadora de Prefectura municipal de Ipatinga, municipio del estado de Minas Gerais, a donde llegó él procedente de Cuba como parte del programa Más Médicos, compartió en su muro de Facebook.

Y aparejado al post, varias publicaciones de apoyo, cariño y reconocimiento a la labor del profesional guantanamero.

El mensaje de reconocimiento en Facebook

“Me imagino, me presiento que querrán hacerme una despedida… pero honestamente, no sé si….”

Me escribe Yhonder por Messenger e interpreto la casusa de su interrupción momentánea, porque lo conozco desde mucho antes de comenzar sus estudios en la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia. Se de su sensibilidad y por eso compartí su emoción y hasta sus lágrimas según me narraba sus vivencias en el país sudamericano, adonde llegó el 25 de agosto del 2016, con cinco años de graduado.

“Al inicio fue un tanto difícil: el idioma, la idiosincrasia que es parecida, pero no igual, la añoranza….pero solo en el inicio, porque de inmediato fluyó la empatía total tanto con los pobladores como con los médicos y enfermeras, pero también con los técnicos, recepcionistas, auxiliares de limpieza, con quienes los profesionales de aquí, no se relacionan…”

En nuestras las largas horas de chat, me narra decenas de historias, como la señora que presentaba una hipoacusia desde hacía dos años y a través de un minucioso examen detectó un cuerpo extraño y enorme en el odio en cuestión. Luego del procedimiento adecuado, la audición comenzó a restablecerse.
Pero vuelve a los niños, porque:

“Yo soy amante de la pediatría y en muy poco tiempo voy a ser mi residencia en esa especialidad, seré un futuro pediatra guantanamero.”

Y me cuenta de Victor, su primer niño paciente al que le salvó la vida y que llegó a él en mal estado, con una neumonía bacteriana avanzada, sin embargo, hoy ya tiene seis años…Sobre sus visitas a una comunidad donde existe un asilo para personas desamparadas, a la favela, donde primero hay que pedir permiso, de aquella guardia en que le llevaron a un hombre con un machetazo grandísimo en la espalda, de los almuerzos “a lo cubano” entre todos los colegas…. De tantas cosas más, que tendría material para hacer un libro.

Con Victor, el niño al que salvó de una neumonía bacteriana avanzada

Con Victor, el niño al que salvó de una neumonía bacteriana avanzada

Pregunto: ¿los médicos de allí qué hicieron por esas personas? La respuesta está implícita en la experiencia de Yhonder y de los miles de profesionales cubanos que, a lo largo de estos cinco años del Programa Más Médicos, han contribuido a salvar vidas y a elevar la calidad de la salud de más de 113 millones personas, en unos 3 mil 600 municipios, incluyendo a los más de 700 que con la llegada de los nuestros, tuvieron un doctor por primera vez en la historia.

El joven Yhonder Lebrún Acosta, realizó este martes en Ipatinga su última consulta, sus pacientes lo saben y no se conforman. Ante tantas muestras de afecto me confiesa:

“ Estoy destrozado, pero me voy con la acogida maravillosa que tuve, con el corazón lleno de amigos hermosos, pacientes que te abrazan y sientes en ese abrazo que cumpliste con el deber de salvarles la vida…. Con la frente en alto, regreso a la tierra que me vio nacer.”

Yhonder compartiendo con otros doctores cubanos en Brasil

Yhonder compartiendo con otros doctores cubanos en Brasil

Una vez concedido el permiso, se dispone a entrar a la favela con su equipo de trabajo brasileño para prestar asistencia

Una vez concedido el permiso, se dispone a entrar a la favela con su equipo de trabajo brasileño para prestar asistencia

Atendiendo a la paciente que dejó de sufrir de hipoacusia luego de que le extrajera un enorme cuerpo extraño

Atendiendo a la paciente que dejó de sufrir de hipoacusia luego de que le extrajera un enorme cuerpo extraño

Con sus pacientes favoritos, los niños

Con sus pacientes favoritos, los niños

Con su equipo de trabajo, devenidos en amigos

Con su equipo de trabajo, devenidos en amigos

El impacto de su inminente regreso entre sus compañeros de trabajo, amigos y pacientes

El impacto de su inminente regreso entre sus compañeros de trabajo, amigos y pacientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*